jueves, 4 de junio de 1998

Tu partida

Se han ido las lluvias y su frescura del ayer dejando el fragante sol que hace brillar tu clara piel en destellos dorados y carmesí, y el mismo sol que ha hecho transpirar tu piel, la ha dejado tan tersa y deseable a mi tacto que no puedo esperar el momento en que vuelva a verte, para tenerte en mis brazos y no dejarte ir.... Si tan solo supieras como mi vitalidad disminuye cuando te alejas y lo deshidratante que es la falta de tu amor, entenderías que es cuestión de supervivencia tenerte a mi lado a cada instante y si no volviera a verte pronto el tiempo marcaría mi caída y mi muerte....