miércoles, 21 de octubre de 1998

Momento de pasión

Pude sentir el latir de tu corazón en mi sien... el correr de tu sangre que deseaba sentir en mis labios, mientras tocando tu pecho y en tu intimidad, te exitabas, sin sentir la herida mortal que inundaba mi ser de dulce melancolía... Mientras tus palabras se ahogaban en el placer y mi sed se saciaba de tu exitación y suave toque, mis sentidos desaparecen mientras tu mente se acerca, confundiendose con tu orgasmo y tu hermosa palidez... Pronto con nuestros cuerpos fundidos consumiendo los últimos brillos de tus pupilas que desaparecen en el profundo aroma y con dulce sabor de tu intimidad e mi jugoso aliento, mientras tus músculos tensionados se estremecen y puedo sentir el colapsar de tu cuerpo, la lentitud de tu respirar, signos de que tu nueva vida está pronta a comenzar... Eres ahora mi acompañante eterna...