domingo, 4 de junio de 1995

Creer

Para aquellos que no creen en el sabor de mi sangre, he aqui mi torrende de vida recorriendo mi brazo... Para aquellos que no creen en mi gusto, he aqui mis labios escarlata saciandose de la sangre de esta doncella.... Para quellos que no creen en mi poder, tened cuidado con aquella oscura esquina que has de cruzar, puedan ser mis ojos clavados en tu cuello lo proximo que veas...