domingo, 4 de junio de 1995

Tu encuentro

Las oscurecidas nubes que cruzan el cielo que ennegrecido de furia nos moja y el frío muere tras el encuentro con tus brazos, que rodeando mi cuerpo y con suaves caricias me conforta. es lo que estuve esperando, dia tras dia de dolorosa agonía encontré en tu rostro la mirada de bienvenida, en tus palabras la calma de mis penas y en tu conducta la perfecta armonía... eres el sueño que no se esfumó entre mis manos al despertar. Es lo que me imagino, son mis esperanzas, las que aún quedan de mi antigua vida pues mis sueños se esfumaran; pronto cambiaría de vida, dejaré las rutinas, las personas que conozco, espero dejarlo todo atrás.